La operación del río Pike le costó a la policía millones